martes, 23 de diciembre de 2014

Augusto y el censo de Belén

              
         “En mi sexto consulado (28 a.C), llevé a cabo, con Marco Agripa como colega el censo del pueblo. Celebré la ceremonia lustral después de que no se hubiera celebrado en 42 años; en ellas fueron censados 4.063.000 ciudadanos romanos. Durante el consulado de Cayo Censorino y Cayo Asinio (8 a.C) llevé a cabo el censo por mi solo, en virtud de mi poder consular, en cuya lustración se contaron 4.233.000 ciudadanos romanos. Hice el censo por tercera vez, en virtud de mi poder consular y teniendo por colega a mi hijo adoptivo Tiberio César, en el consulado de Sexto Pompeyo y Sexto Apuleyo (14 d.C); con ocasión de este censo conté 4.937.000 ciudadanos romanos”.
Augusto. Res Gestae Divi Augusti. 8

El Censo de Belén. Pieter Brueghel el joven. 1566. Bruselas. Museos Reales de Bellas Artes de Bélgica. 

Como él mismo señala, Augusto durante su mandato ordenó realizar varios censos a fin de controlar el número de habitantes de su Imperio para establecer tributos directos e indirectos, y con fines militares. ¿Es alguno de estos censos el que recoge San Lucas en el Nuevo Testamento que propició el nacimiento de Jesús de Nazareth en Belén?.  “Sucedió que en aquellos días salió un decreto de César Augusto para que se empadronara todo el mundo. Este primer censo tuvo lugar siendo Quirino procurador de Siria. Marchaban todos a empadronarse, cada uno a su propia ciudad. Subió también José desde Galilea, de la ciudad de Nazareth, a Judea, a la ciudad de David, llamada Belén, por ser él de la casa y de la estirpe de David, para empadronarse con su esposa María que estaba encinta” (Evangelio según San Lucas, 2,1-5). Los historiadores ponen en duda las palabras del evangelista.
Existen muchas divergencias al respecto pues Augusto, en sus Res Gestae, se refiere exclusivamente al empadronamiento de ciudadanos romanos, aquellos que se conocen como censos universales; no obstante otras fuentes hablan de otros censos provinciales, como el que nombra Flavio Josefo que vivió entre el 37 y 101 d.C. Augusto los ordenaba con la finalidad de determinar la riqueza de los territorios bajo su mando. Entre los provinciales queda constancia histórica de un censo realizado en Judea en el 6 d.C. siendo Quirino gobernador de Siria tras el exilio impuesto por el emperador al rey de Judea, Herodes Arquelao, quedando esta zona bajo tutela directa de Roma: “Entretanto Quirino, un senador que ya había ejercido todas las magistraturas y que luego de pasar por todos los grados honrosos obtuvo el consulado, además de haber ejercido otras dignidades, llegó a Siria enviado por César (Augusto), para administrar justicia en esta provincia y hacer el censo de los bienes. Lo acompañaba Coponio, de la orden ecuestre, para que quedara al frente de los judíos con plenos poderes. Quirino pasó a Judea, que había sido anexada a Siria, para llevar a cabo el censo de los bienes y liquidar los de Arquelao. Aunque los judíos al principio no quisieron acceder a la declaración, luego, por consejo del pontífice Joazar, dejaron de oponerse. Aceptando las razones de Joazar, permitieron que se hiciera el censo de los bienes” (Antigüedades Judías. XVIII).
Hasta aquí todo cuadra con las Sagradas Escrituras. El problema es que el rey Herodes el Grande bajo cuyo reinado también afirma la Biblia que nació Jesucristo, murió en el año 4 a.C. y no es muy probable que el censo se hiciera en dos fases (como apuntan algunos escritores cristianos) pues en tiempos de Herodes el Grande, Judea no estaba bajo dominio romano. Tampoco es probable que el censo durara 10 años.
La mayoría de historiadores modernos, tanto laicos como cristianos, sostienen que San Lucas cometió un error al hacer coincidir el censo de Quirino (que tiene lugar durante el 6 d.C) y los hechos que rodearon al nacimiento de Jesús, que San Mateo en su Evangelio sitúa en tiempos del rey Herodes (4 a.C). El fallo fue cometido por el deseo de San Lucas de dar un cariz histórico al hecho de que el nacimiento del Mesías se produjera en Belén, tal y como proclamaba el Antiguo Testamento.
Esto saca a la luz otro hecho polémico: ¿por qué José y María (en un avanzado estado de gestación) se desplazaron a empadronarse a su lugar de origen y no lo hicieron donde vivían? Esta circunstancia no es muy común en los censos romanos provinciales, aunque se tiene constancia de censos de este tipo a inicios del siglo II d.C en Egipto, por lo que no se puede descartar del todo que Roma respetara las costumbres de un pueblo como el judío tan apegado a sus tradiciones con el fin de evitar revueltas.

25 comentarios:

  1. Estoy casi de acuerdo con el comentario, con la execion refernete al rey Herores el Grande. Los judios no lo querian. Porque no era de sangre legitima del monarquismo o decendencia de David (segundo Rey de los Judios). Por lo que pone en claro que la influencia romana si dominaba a los Judios, puestos bajo el dominio de un rey que faborece las deciciones romanas. Despues de la muerte de Herores el Grande, el reyno fue dividido entres sus hijos, Arquelao (dominando Judea y Samaria), el Tretarca (dominado Galilea y Perea), y Felipe (Iturea, donde se encuentra la ciudad Cesarea de Filipos [Cesarea por El Cesar y Filipos por Filipe]). Arquelao es mobido de su posicion por medio de una revuelta de los judios opositores al su mando y erroes de su padre, puesto en su lugar el governador Pilatos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quiere decir que el señor Jesús nacería en el año 7. Por que en el año 8 antes de Cristo fue el segundo censo registrado. 4.233.000 censados.cuando aún cerinio. O quirinio.no era gobernador.por que el era aún comandante del ejército.de Siria. Y el hijo adoptivo de César Augusto.toma el gobierno desde los años 8 a.c. hasta los años 6.d.c ya en ese entonces corinio o Quirinio es gobernador de esta provincia.

      Eliminar
  2. Muy interesantes tus aportaciones. Gracias por leerme

    ResponderEliminar
  3. Sera q jose y maria subieron a la fiesta d los tabernáculos?

    ResponderEliminar
  4. No lo sé. Desconozco las costumbres judías más allá de lo que señalan las Sagradas Escrituras. Puede ser una posibilidad. Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Yo escuché a Javier Nart, no se si el nombre es así, que creo es abogado y participa en las charlas políticas a veces. Decir que constaban en el censo María y José y que el no era creyente.

    ResponderEliminar
  6. Es un tema muy complejo como he querido esbozar en el artículo. Yo soy creyente, pero también soy historiadora y no me agrada que se alteren hechos históricos para adaptarlos a las Escrituras. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Livia, excelente artículo, estoy investigando la historicidad de varios pasajes bíblicos y concuerdo que no se debe ajustar los hechos históricos a la Biblia, sería tanto como intentar defender a Dios pero nuestra fe se profundiza en el conocimiento. Gracias por el artículo!

      Eliminar
  7. Don William Ramsay, una autoridad renombrada mundialmente y aclamada extensamente en cuanto a estos temas, escribió hace 100 años atrás: “[C]uando consideramos cuán accidental es la evidencia para el segundo censo, la falta de evidencia para el primero no parece constituir un argumento en contra de la fidelidad del enunciado de Lucas” (1897, p. 386).

    ResponderEliminar
  8. Mucho más no puedo aportar al respecto. Sólo aclararte que Tiberio sucedió a Augusto al frente del Imperio romano en el 14 d.C., salvo que te refieras exclusivamente a la zona oriental. Un saludo y gracias por leerme

    ResponderEliminar
  9. Quiero hacer reflexionar a los que dudan de la exactitud del registro bíblico. El evangelista Lucas o San Lucas, historiador y médico además de discípulo de Jesús, no tenía ningún motivo para tergiversas los hechos. Con este caso puede suceder como sucedió con Poncio Pilato. De Poncio Pilato se afirmó que no había existido porque fuera de la Biblia y de algunas imprecisas alusiones por parte del judío Flavio Josefo y de Tácito, no se hallaba ningún documento que lo mencionara. Sin embargo, en el año 1961, en unas excavaciones en el antiguo teatro de cesarea, se encontró una losa donde se leía: "Tiberio Poncio Pilato prefecto de Judea" Esto mismo puede suceder cuando se encuentre algún documento o inscripción donde se confirme que José y María viajaron hasta Belén en la época del nacimiento de Jesús. La inexistencia de un documento no invalidan, bajo mi modesto punto de vista, los hechos que se narran en la Biblia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Sobre este asunto , también conviene destacar que ,según las profecías de Jesús, Jerusalén sería destruida y los judíos llevados cautivos y repartidos por todas las naciones. Ese hecho sucedió en el año 70 de Nuestra Era. Jerusalén fue arrasada y quemada por las legiones del general Tito. De modo que todos los registros del templo se consumieron con las llamas . Si eso no hubiera sucedido , hoy tendríamos los nombres , las fechas y la tribu a la que pertenecían, es decir, todos los datos .
    También conviene hacer referencia a la afirmación que algunas personas hacen de que la Biblia a sido modificada con el pasar de los siglos. Sin embargo, cuando en el año 1947 se encontraron en unas cuevas los llamados "Rollos del Mar Muerto", y entre ellos el rollo del libro de Isaías, se pudo comprobar que aunque tenía una antigüedad de más de dos mil años, al traducirlo se observó que no había variado en casi nada en relación con el Libro de Isaías en las traducciones bíblicas actuales.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Muy interesante tu opinión. Se agradece cualquier aportación. Yo me considero especialista en la dinastía julio-claudia, pero mis investigaciones se centran sobre todo en la zona occidental del imperio. La verdad no es absoluta y, por tanto, todas las opiniones merecen un respeto. Pero es cierto, que en general los descubrimientos arqueológicos ayudan a dar más certeza a las fuentes escritas, no sólo en el caso de la Biblia sino también a Suetonio, Tácito, cuyos textos a veces son señalados como carentes de veracidad, y sin embargo, vestigios arqueológicos han dado la razón a muchos de sus pasajes. Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Jesus y maria eran descendientes directos de el rey Dabid y el tal era natural de ese Belen,por eso tubieron que ir alli junto con la abundancia de codescendientes ,por eso no allaron alojo.

    ResponderEliminar

  13. Algunos historiadores concluyen que Lucas cometió el error de confundir a QUIRINIUS con QUINTILIUS, el nombre del procurador VARUS, que según todos los datos gobernaba Siria durante el nacimiento de Jesucristo. Finalmente los arqueólogos terminaron dándole la razón a Lucas, ya que se desenterró una losa romana cuya inscripción indicaba que QUIRINIUS había servido dos veces en Siria. La primera como militar, cuando VARUS era el procurador para asuntos civiles; y la segunda entre los años 6 a.C. y 9 d.C. como procurador. El mismo Lucas nos da un dato revelador para este ajuste de fechas, al indicarnos que el de CIRENIO fue el primer censo cuando “era gobernador”, ya que luego nos hablará de un segundo censo, cuando CIRENIO fue procurador (Hechos 5:37

    ResponderEliminar
  14. Un monje llamado Dionisio, fue el encargado de elaborar el calendario Gregoriano. El trabajo de Dionisio estaba enfocado a obtener una ampliación de las tablas usadas hasta entonces para el cálculo de la fecha de la Pascua. Como esta fecha depende de los ciclos lunares, se hace necesario calcular el periodo de tiempo en el que un número determinado de meses sinódicos de aproximadamente 29,5 días coinciden con un cierto número de años solaresde unos 365,25 días. Dionisio utilizó el más exacto de su época, el ciclo metónico de 19 años. En el prefacio de sus tablas, Dionisio dice haber utilizado cinco de esos ciclos, para obtener las fechas pascuales de un periodo de 95 años. Al trabajar con las tablas pascuales, Dionisio utilizó la datación basada en la Encarnación y no parece haber tenido la intención de que se convirtiera en una nueva base cronológica. Ideó un nuevo sistema de numeración de los años para reemplazar los años dioclecianos, que se usaban en las viejas tablas de Pascua, aparentemente porque no quería continuar la memoria de un dictador que había perseguido a los cristianos.
    Es así como, después de tantos estudios comparativos y retrocediendo en el tiempo, este monje fijó la fecha del nacimiento de Jesús en los últimos días del año 753 de la fundación de Roma, afirmando que el 1 de Enero del año 754 sería el primero de la era cristiana: Jesús tendría en ese momento ocho días. El problema surge al datar el reinado de Herodes I, por lo que dedujo que Jesús nació el año 753 a. u. c., desde la fundación de Roma, cuando debió suceder hacia el 748 a. u. c., por lo que podemos inferir que Dionisio se equivocó en unos 4 a 7 años al datar.

    ResponderEliminar
  15. Entre lo comunicado por Mateo y Lucas, surge una aparente contradicción, debido hecho de que Herodes I en el año 4 a. C., o sea, 10 años antes del censo de Quirino.
    Digo: “aparente contradicción”, porque a pesar de que, ciertos documentos dejan CONSTANCIA HISTÓRICA de ese censo, realizado por Quirino en el año 6 d.C, mientras era gobernador de Siria, es muy posible que se hayan realizado algunos otros censos provinciales, sin haber dejado constancia históricas de los mismos, bien porque decidieron no escribir al respecto o bien porque lo que se escribió al respecto se perdió en una de las tantas guerras y destrucciones Por ejemplo, (Como bien lo aclara Juan Carlos Márquez) de Poncio Pilato se afirmaba que no había existido, simplemente porque fuera de la Biblia no se hallaba ningún documento que avalara su existencia, hasta que, durante unas excavaciones en el antiguo teatro de Cesárea, encontraron una losa donde se lee: “Tiberio Poncio Pilato prefecto de Judea”.

    ResponderEliminar
  16. Muchas son las elucubraciones que se han hecho acerca de la fecha del nacimiento de nuestro Señor Jesucristo, quizás a causa de nuestra sed por saber, lo cual no es malo. Sin embargo, para todo aquel que se considere un CREYENTE, es preciso entender que “EN EL MUNDO DE LA FE TODO ES POSIBLE”.
    La palabra EVANGELIO significa “Buenas Noticias”. Alguna vez leí que, “LO MÀS IMPORTANTE ES EL MENSAJE”, y aunque ciertamente, en éste caso, es MUY IMPORTANTE EL MENSAJERO, no debemos perderle la pista al MENSAJE.
    En éste orden de ideas, es mi humilde entender que, lo más importante de las “Buenas Noticias de Dios”, no es el cuándo, sino más bien: el por qué, el para qué y el cómo, Dios se hizo hombre.

    ResponderEliminar
  17. Elucubrar acerca del día y el mes de nacimiento, de nuestro Señor Jesucristo, resulta mucho más complicado, sobre todo porque sabemos que, para llegar a nuestra forma de medir el tiempo actualmente, históricamente nuestros calendarios han sufrido grandes modificaciones. Amén de que, la misma Iglesia Católica lo reconoce, cuando en el año 2004 publicaron unas declaraciones significativas al respecto en periódico del Vaticano, “L`Osseervatore Romano”: «Históricamente, la verdadera fecha del nacimiento de Jesús permanece bajo un velo de incertidumbre que no han podido levantar ni la historia romana, ni el censo imperial de aquella época, ni la investigación de siglos posteriores…». Éste fue el reconocimiento público de la Iglesia sobre la falta de rigor histórico del momento de la venida al mundo de nuestro Salvador.

    ResponderEliminar
  18. -Hola de nuevo.
    Estoy de acuerdo con Noel en que muchos documentos se han perdido en el transcurso de los siglos. Este es el caso de los muchos registros que se perdieron en el templo de Jerusalén cuando Nabucodonosor, rey de Babilonia, atacó y arrasó Jerusalén y se llevó cautivos a los judíos sobrevivientes a Babilonia en el año 607 antes de Nuestra Era Común (según la cronología de la Biblia). No obstante , entonces sí se pudieron salvar los registros de los componentes de las distintas tribus de Israel, especialmente la de Judá , Benjamín y Leví, es decir, que aunque estaban cautivos en babilonia , ellos aún sabían a qué tribu y a qué familias pertenecían . Sin embargo, en el año 70 de Nuestra Era Común, el general Tito de Roma , arrasó e incendió Jerusalén y su templo no dejando nada en pie; tan solo - y tampoco es muy rigurosa esa información - “el muro de las lamentaciones”. ¿Qué consecuencias tienen esos hechos? Pues que en la actualidad es muy difícil saber a qué tribu pertenecen cada uno de los judíos de nuestros días. ¿Sería razonable decir que, como no podemos catalogar a los judíos , los judíos no existen? Bajo ese razonamiento podemos entender que, aunque la fecha del nacimiento de Jesús desapareció, eso no es motivo para pensar que él no existió. Y por otro lado, debemos reconocer que la fecha del nacimiento de Jesucristo tampoco tenía una especial importancia, la cual se puede apreciar porque en las Santas Escrituras no está especialmente documentada, ya que lo importante no era la fecha del nacimiento, sino la de su muerte , la muerte del Hijo de Dios, la llamada muerte para “el rescate de la humanidad” . Esa fecha sí está debidamente descrita: fue en el primer mes del calendario judío, es decir, el viernes del día 14 del mes de Nisán judío del año 33 de Nuestra Era Común, alrededor de las tres de la tarde. El día 14 del mes de Nisán, en este año 2018, coincide con el día 31 de marzo de nuestro calendario.
    Por otro lado, al no tener datos concretos y rigurosos de la fecha exacta del nacimiento de Jesús, debemos reconocer que ese es un terreno muy propicio para especular. Y eso es lo que, a través de la historia , personas de distintos grupos religiosos, ateos y políticos, han hecho con la Biblia. Pero hay algo que sí está muy bien documentado: Jesucristo no pudo nacer un 25 de diciembre. ¿Por qué no? Porque hay algunas razones que no lo permiten. Por ejemplo: según la narración de Lucas o San Lucas, discípulo de Cristo , historiador , médico y escritor del Evangelio que lleva su nombre , en su relato bíblico nos dice que había pastores en los campos cuidando sus rebaños la noche del nacimiento de Jesús cuando el Angel de Dios les anunció el nacimiento de su hijo. (Leer Lucas 2:8, 12.) Analizando este asunto, comprobaremos que la temporada de lluvia en Israel empezaba en el otoño, en el mes de Bul , que en nuestro calendario cae entre octubre y noviembre. En este mes, los rebaños pasaban la noche protegidos en cobertizos. El mes siguiente, Kislev , noveno del calendario judío, caía entre noviembre y diciembre, era un mes frío y lluvioso, (recordemos que Jerusalén tiene un clima mediterráneo) y el mes de Tebet , que caía entre diciembre y enero actual, tenía las temperaturas más bajas del año, con nieves ocasionales en la región montañosa. Por lo tanto, el que hubiera pastores en los campos durante la noche, concuerda con el hecho de que Jesús no pudo nacer un 25 de diciembre . Quizás esta sea la prueba más patente de que la fecha del 25 de diciembre es errónea.
    Por favor, leed Jeremías 36:22 y Esdras 10:9, 13 y comprobaréis que, al igual que en nuestros campos, ni la ganadería ni las personas están a la intemperie en Israel en los meses de invierno.

    ResponderEliminar
  19. Por favor, leed Jeremías 36:22 y Esdras 10:9, 13 y comprobaréis que, al igual que en nuestros campos, ni la ganadería ni las personas están a la intemperie en Israel en los meses de invierno.
    Según otros estudios realizados, basándose en el calendario judío, Jesús debió nacer a principios de otoño, en el mes de Etanim , alrededor de catorce meses antes de lo que la tradición Católica ha estipulado , es decir, aproximadamente el día uno de octubre del año 2º antes de Nuestra Era Común.
    Y añadiremos que por otro lado existe una prueba referente a la gobernación y censo que realizó Quirinio por orden del Cesar Augusto en Israel. Se trata de la inscripción que en 1764 se encontró en Roma. La inscripción, conocida como Lapis Tiburtinus, que, sin mencionar nombre alguno, contenía información que, como reconocieron la mayor parte de los eruditos, únicamente podía aplicar a Quirinio. (Corpus Inscriptionum Latinarum, edición de H. Dessau, Berlín, 1887, vol. 14, pág. 397, núm. 3613.) En dicha inscripción se dice que cuando fue a Siria llegó a ser gobernador (o legado) ‘por segunda vez’ (alrededor del año sesto de Nuestra Era Común). Entonces debemos reconocer que si hubo una segunda vez es porque antes hubo una primera. Basándose en las inscripciones halladas en Antioquía, en las que figura el nombre de Quirinio, muchos historiadores opinan que fue también gobernador de Siria incluso en años anteriores a nuestra era. En vista de las pruebas que apuntan a una primera gobernación de Quirinio en Siria, un buen número de eruditos opina que esta debió transcurrir entre los años 3-2 a. E.C. Hay que entender que no se puede decir con exactitud que esas fechas sean exactas. Pero si así fuera, esas fechas coinciden perfectamente con la cronología que Lucas y las que Las Sagradas escrituras dan para el nacimiento de Jesús.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Habéis hecho un trabajo estupendo todos,espero que la escritora de este documento comprenda que DIOS tiene sus motivos bien fundamentados.a unos le aumenta la fe la veracidad de las escrituras pues el enemigo está constantemente robando y adulterando la verdad para confundir a los creyentes.por otra parte es sentencia de condenación para los que rehúsan creer pues se agarran a un clavo ardiendo aunque no puedan corroborar la información al 100×100; por tal de seguir viviendo la vida a su manera sin tener en cuenta la opinión de DIOS ,Y usando como excusa la inexactitud de las fuentes histohistó,sin dar el beneficio de duda razonable por oscuras intenciones de arqueólogos ,e,historiadores ateos que aborrecen a DIOS y a todo el que lo ama.un abrazo y mucho AMOR de DIOS para todos.MARANATA

    ResponderEliminar
  21. EL EVANGELIO DE LUCAS Y EL NACIMIENTO DE JESÚS
    Cuando algún asunto alerta tu curiosidad, parece que estás más despierto a prestar atención a aquello que rodea dicho asunto. Me refiero a los datos que hemos ido aportando algunas personas en esta página sobre la fecha del nacimiento de Jesús. Pues sobre esa fecha he encontrado algunos datos que pueden ser interesantes.
    Se trata de cómo nos puede ayudar el Evangelio de Lucas capítulo 1 versículos 5 al 33 a encontrar algunas referencias de la fecha más aproximada del nacimiento del Hijo de Dios.
    En dicho Evangelio se dice que Zacarías era un sacerdote que servía en el templo , que era de la división de Abías y esposo de una mujer llamada Elisabet , y que Elisabet era una mujer ya mayor , estéril y prima de la virgen María, madre de Jesús. Sigue diciéndonos las Sagradas Escrituras que Zacarías estaba sirviendo en el templo cuando un ángel se le apareció y le comunicó que su mujer, a pesar de ser estéril , y -dicho en un lenguaje actual- posmeno páusica, iba a dar a luz un hijo , al cual le pondría por nombre Juan . El cual, a la postre, sería Juan El Bautista. De modo que su esposa quedó en cinta, y ese mismo ángel , Gabriel , seis meses después del embarazo de Elisabet , se le presento a María para anunciarle que daría a luz un hijo , aunque no hubiera tenido contacto íntimo con varón alguno. Es fácil deducir que Juan nació seis meses antes que Jesús. Pero fijémonos en que la Biblia nos dice que Zacarías pertenecía a la división de Abías , y que en ese momento estaba sirviendo en el templo de Jerusalén. Sabemos que los sacerdotes y levitas estaban organizados en 24 divisiones (Leed 1 Crónicas 24: 3, 7-19). Según esta lista , la división de Abías era la octava; si tenemos en cuenta que cada una de estas divisiones servía una semana , de sábado a sábado, dos veces al año, además de en las tres principales fiestas anuales, donde servían todas las divisiones juntas (Leed 2 Crónicas 23:8) , esto hacía un total de cincuenta y una semana (24+24+3), correspondiente al año lunar judío (Isaías 66:23). Dicho calendario es unos diez días más corto que nuestro año solar. Ellos compensaban la diferencia periódicamente con un mes intercalar que le llamaban “Veadar”. La pregunta interesante es : ¿Cuándo comenzaba a servir la primera división sacerdotal y en qué fecha estaba sirviendo Zacarías dentro de su octavo turno? Pues todo parece indicar que la primera división comenzaba en el mes de TISRI , nuestro septiembre –octubre, que era el séptimo mes del calendario judío, después de las Fiesta de las Cabañas, la última de las tres grandes fiestas judías. Esta fecha está corroborada por la coincidencia con la inauguración del templo de Salomón que se realizó a finales del mes de TISRI durante la Fiestas de las Cabañas y que se describe claramente en el 2º Libro de las Crónicas 7: 7-10. Otro dato más, que corrobora esta fecha, es el hecho de que cuando regresaron los judíos del cautiverio en Babilonia , los servicios sacerdotales comenzaron en el mes de TISRI durante las Fiesta de Las Cabañas (Libro de Esdras 3: 3-6). Entonces ¿en qué fecha estaba sirviendo Zacarías en su segundo turno? Pues si el primer turno era en los días finales de nuestro mes de noviembre, el segundo turno , en el servía Zacarías , se correspondería con los días finales de nuestro mes de junio. De modo que la concepción de Juan el bautista comenzó a primero del mes de julio. (LEED Evangelio de S.Lucas 1: 5,8, 23, 24) Entonces ¿cuándo comenzó la concepción de Jesús? Pues , según este mismo Evangelio de S. Lucas, seis meses después , es decir a primeros de enero. De modo que Juan nació nueve meses después , a primeros de abril , y Jesucristo , seis meses después de Juan , a primeros de Octubre.

    ResponderEliminar
  22. Creo que es interesante que tengamos en cuenta estos datos, pues si así fue , coincide con el hecho de que los pastores estuvieran guardando sus rebaños a la intemperie cuando se les apareció el ángel anunciándoles el nacimiento del Mesías prometido. Como bien sabemos, finales de septiembre o primeros de octubre , en nuestro clima mediterráneo, aún no hace demasiado frio. Sin embargo a finales de diciembre no se podría estar en pleno campo con el rebaño.
    Un saludo.

    ResponderEliminar